7 Consejos prácticos para la novia antes de la boda

EL TIEMPO DE LA NOVIA

Ha llegado el día en que te vas a casar, espero que hayas descansado muy bien anoche y que te sientas cargada de energía, porque los preparativos empezarán temprano. Si no has descansado tan bien, y te has quedado con sueño, no te preocupes, le ocurre a muchas novias. Si te ayuda te diré, que con la emoción de este día, no notarás que tienes sueño hasta bien avanzado el banquete, o puede que ni lo notes durante todo el día.

He escrito una serie de tips o consejos sobre los momentos previos a la ceremonia. Si no en su totalidad, espero que encuentres entre ellos algunos que puedan serte de utilidad en este día tan especial que es el día de tu boda.

 

1  LOS NERVIOS

Los nervios tratarán de quitarle protagonismo a tu razón el día de tu boda, no digo que no sea normal tener nervios, pero hay que tratar de mantenerlos a raya. La mayoría de las cosas que tenías que hacer ya las habrás hecho en los días previos al de tu boda, y las que te quedan por hacer tómatelas con calma. Si sientes que el afán pretende instalarse en tu estado de ánimo te vendría muy bien recordar en esos momentos lo que dice un viejo proverbio chino “Si tiene solución ¿Por qué te preocupas?  y si no la tiene, ¿para qué te preocupas?”.

No sería buena idea tomar calmantes y mucho menos alcohol. Le ha ocurrido a más de una mujer (por supuesto también a hombres, pero de ellos ya hablaremos en otro post), que por intentar calmar sus nervios recurriendo a estos métodos, lo único que recuerdan de su boda es la resaca del día siguiente.
Como mucho una infusión de tila.

En resumen, trata de estar lo más relajada posible y disfrutar de lo que has venido a hacer este día. Trata de mantener la mente despejada, tus sentidos despiertos, para que no se te escape ningún instante de uno de los días más felices de tu vida. Y si se te llega a escapar alguno, tranquila, es muy posible que el fotógrafo de tu boda se encargue de atraparlo ;)

 

2  ADMINISTRA TU TIEMPO

En eventos tan importantes como lo es el día de tu boda, por alguna extraña razón, el tiempo suele contraerse, de manera que siempre parece que nos va a faltar. Es conveniente que planifiques con antelación el tiempo que vas a necesitar para cada cosa: peluquería, maquillaje, ponerte el vestido, desplazarte hasta la iglesia o el juzgado, etc. Con todo esto será mejor agregar 50 o 60 minutos extras para solventar los imprevistos que puedan surgir.

 

3 LOS PREVIOS

Ni que decir tiene que el traje de novia se deja para lo último. A salvo de maquillajes, bebidas o cualquier otra cosa que pueda mancharlo, (por lo menos antes de la ceremonia).

Durante tu preparación, antes de la boda, lo más recomendable es que te vistas con algo con lo que te sientas cómoda, y que se vea bonito en las fotos, como una camiseta larga, una bata, un kimono o algo similar.

 

4 ELIGE QUIÉN TE ACOMPAÑARÁ EN TU PREPARACIÓN

Durante la preparación, la novia suele estar rodeada de familiares y amigas, habitualmente un montón de mujeres emocionadas dando opiniones y tratando de “ayudar” todas al mismo tiempo. Una situación que sumada a los nervios que ya de por sí tiene la novia, puede llegar a resultar bastante estresante para ella.

Es recomendable que limites el número de familiares o amigas que te acompañarán durante tu preparación, y si puedes elegir de entre ellas las que más tranquilidad puedan aportarte, mejor que mejor. Esto propiciará que haya un ambiente más sosegado que te ayudará estar más centrada en ti misma, y por otro lado, también es el ambiente idóneo para que el fotógrafo pueda capturar detalles de tu preparación.

Novia preparada para la boda

5 DÉJATE AYUDAR

Te vendría genial poder contar con dos o tres amigas o familiares en los que puedas delegar tareas el día de tu boda, cosas tales como pasar a recoger el ramo de flores, atender o hacer llamadas de teléfono, etc.

En este punto quiero hacer especial hincapié en el teléfono móvil. Simplemente olvídate de él. El sonido del móvil sumado a los nervios (que gracias al punto anterior habrás logrado mantener a raya hasta el momento), puede llegar a ser exasperante; y seguramente serán muchos los que querrán hablar con la novia sobre algo relacionado con la preparación, con el acto, o simplemente felicitarla llamándola o enviándole mensajes. No olvides que eres LA NOVIA, la protagonista femenina del día. Dale el teléfono a una de tus amigas, nómbrala Teleoperadora de Honor, y que ella se encargue de recoger las sugerencias, reclamaciones y felicitaciones; a ser posible, desde un lugar donde no puedas oír sus conversaciones.

 

6 VÍSTETE POR LOS PIES

Como ya mencionamos en el punto 3 deja siempre el traje de novia para el final, sería fatal que se manchara durante los previos, cuando te arreglan el pelo o te maquillan.

Si tienes miedo de que se te estropee el peinado o de que se te mache el traje al ponértelo después de que te hayan maquillado, pide ayuda a tus amigas o familiares. La mayoría de los trajes de novia pueden ponerse por los pies, y aunque a veces no resulta muy fácil, supone una gran ventaja. Si vas a utilizar esta técnica sería conveniente que la ensayaras dos o tres veces antes del día de tu boda. Incluso puedes preguntar en la tienda de trajes de novia donde lo compraste, seguro que estarán encantados de explicarte como se puede hacer más fácil.

 

7 MAQUILLAJE Y BOTIQUÍN DE EMERGENCIAS PARA LA NOVIA

En un día tan cargado de emociones, por si las lágrimas hicieran acto de presencia, en lo que respecta al maquillaje lo mejor es usar un rímel (o máscara de pestañas), y un delineador de ojos resistentes al agua. Un corrector y un pintalabios de larga duración también serían elementos a tener en cuenta ese día. Lo ideal es pedirle a una amiga que lleve con ella  un pequeño “kit de maquillaje de emergencia” con estos elementos.

Y ya que estamos… echa en el neceser también algunas tiritas por si te llegan a molestar los zapatos, un par de aspirinas por si te doliera la cabeza, un paquete pequeño de toallitas húmedas que tantas utilidades tienen; y en la mano que le quede libre a tu amiga, o a quien te acompañe hasta la iglesia, que lleve también una botellita de agua, los nervios suelen secar la boca.

Estos últimos elementos pueden parecer banales, pero créeme que pueden llegar a salvarte de un buen aprieto en un momento determinado si los llegas a necesitar.

 

¡Felicidades!, lo has conseguido, estás preparada. Eres la bella novia que tantas veces imaginaste ser, la novia con la que el novio siempre soñó, y a la que ahora espera con ansia para unirse a ella en matrimonio.

 

Más artículo sobre bodas.

(Si conoces a alguien que se vaya a casar próximamente descubre como puedes conseguir un book de fotos gratis para ti.)

Valora este artículo
(2 votos. Media: 5 de 5)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *