5 cosas que NO debes hacer el día de tu boda

Es el día de vuestra boda, el día que apenas un tiempo atrás parecía que tardaría una eternidad en llegar, sin embargo ya está aquí.

En la publicación anterior repasamos algunos consejos que toda novia debería tener en cuenta antes de la ceremonia (entiéndase por ceremonia el acto legal o religioso de contraer matrimonio). En esta ocasión se trata de consejos o tips, que aunque en un principio escribí pensando en la novia, son perfectamente validos también para el novio; y hablan sobre las cosas que NO deberíais hacer el día de vuestra boda.

Antes de comenzar deciros que nada más lejos de mi intención que alarmaros con estos tips, pero si espero que a modo de recordatorio puedan ayudaros a evitar algunas situaciones que seguramente no serían de vuestro agrado.

 

1 OLVIDAR LAS ALIANZAS

Alianzas de boda
Este sería el “pecado mortal” por excelencia, olvidar las alianzas de boda.

Puede parecer muy evidente que nadie olvidará algo tan importante el día de vuestra boda como son las alianzas, pero esa misma evidencia sumada a las prisas, los nervios y la emoción, pueden propiciar dos cosas:

1- Que el encargado de llevar las alianzas simplemente se despiste sin más.

2- Que no se haya nombrado al responsable de portar las alianzas y el novio crea que las lleva el padrino, el padrino crea que las lleva la dama de honor, y la dama de honor, que esta emocionadisima porque se va a casar su mejor amiga, y embelesada tratando de imaginar cómo será el día que se case ella, ni siquiera se ha parado a pensar en las alianzas de los novios.

La solución es dejar bien claro, días antes de la boda, quién será el encargado de custodiar el símbolo material más importante de vuestra unión.

Si pese a todo llegado el momento os veis sin las alianzas, tendréis que improvisar. Pedid unas prestadas a algunos de los invitados, y si ninguno tiene, con el papel de aluminio se pueden hacer virgerías.

 

2 OBSESIONARSE CON LOS DETALLES

Procurad no estar excesivamente pendientes de que todo salga a la perfección, porque siempre hay algún imprevisto. Esos imprevistos suelen ser muchas veces, los que al recordar pasado el tiempo, ves como los que pusieron el toque de sal al día de tu boda.

 

3 OLVIDAR A LOS QUE MÁS TE QUIEREN

Después del si quiero todos querrán acercarse a felicitaros, unos se acercarán justo en ese momento, otros lo harán después de que salgáis del juzgado o la iglesia, otros, quizá en el banquete.

No os olvidéis de abrazar y dedicar un poco más de tiempo a aquellos que más os quieren, que quizás os han visto crecer, e imaginaban también con ilusión, el momento en que llegara este día.

 

4 BEBER EN EXCESO

En la celebración de vuestra boda puede que os apetezca tomar una copita de alguna bebida con alcohol; o quizá dos. Es normal. Pero no olvidéis que aún queda terminar la fiesta, y que tenéis por delante una larga noche de bodas. Si por causa del alcohol alguno de los dos olvida esto último, y los esfuerzos del otro por recordárselo son infructuosos… sin comentarios.

 

5 DESATAR LA PASIÓN

A estas alturas seguramente no haga falta decirlo pero… No os apresuréis. El mejor postre se reserva para después de la boda.La noche de bodas

DISFRUTAD DE VUESTRA BODA

Pero de todas las “prohibiciones” sobre las cosas que no debéis hacer el día de vuestra boda, la primera y más importante es sin duda, que no debéis dejar de disfrutar de cada instante.

Una tarta diferente a la que esperabais, el tacón de un zapato que se ha roto, una mancha de vino tinto en el traje de la novia, o la preocupación porque las cosas no salgan tal cual las planeasteis, se desvanece frente al hecho de lo que realmente importa, que es vuestra unión.

Comienza entonces aquí para vosotros, la que debería ser la etapa más emocionante de vuestras vidas.

Más artículo sobre bodas.

Valora este artículo
(7 votos. Media: 4.4 de 5)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *